Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy15
mod_vvisit_counterAyer36
mod_vvisit_counterEsta Semana93
mod_vvisit_counterUltima Semana181
mod_vvisit_counterEste Mes410
mod_vvisit_counterUltimos Meses943
mod_vvisit_counterTodos Los Días34944

We have: 1 guests online
Su IP: 54.204.68.109
 , 
Today: Abr 16, 2014

Servicios Virtuales

Nuestra Fundadora Imprimir

 

MADRE MARIA BERENICEmadre maria


Fundadora de la Congregación de las Hermanitas de la Anunciación

Nace en Salamina, Caldas, Colombia el 14 de agosto de 1898, hija de Antonio José Duque Botero y Ana
Berenice Hencker Risther.

fundadora

A los 19 años inicia la vida religiosa con las Dominicas de la Presentación.  El 14 de Mayo de 1943 funda la Congregación de las Hermanitas de la Anunciación y el  15 de Agosto de 1957 la Rama Misionera.

Caracteriza su vida un intenso amor al Corazón  Eucarístico de Jesús y a María en el Misterio de la Anunciación.  Promueve servir a la Iglesia en la evangelización y promoción social de niños y jóvenes, a partir de la familia, sin distinción de razas ni condición social.
Para Madre María Berenice el amor a los pobres, su opción por ellos, es la comprensión más auténtica del amor a Dios.
Trabajó intensamente con la Opción Católica, movimiento que le permitió relacionarse con la juventud femenina, e impulsar más tarde, en un popular barrió de insercción, proyectos sencillo a favor de la promoción humana y cristiana de la mujer marginada.
Su acción en el campo de la pastoral social marcará su opción definitiva por lo pobres, el mismo que le impulsa a evangelizarlos y encaminarse al barrio Guayaquil, catalogado por cierto, como un lugar poco recomendable.
De aquellos pasos pastorales por el barrio Guayaquil, se pueden señalar dos direcciones: en la primera hay una respuesta a la gran preocupación por la formación y promoción de la mujer marginada y la otra es la que señala su dimesión profética.
La posición de la Madre María Berenice es muy diáfana por que anuncia el génesis de una nueva Congregación; piensa y actúa de acuerdo a las exigencias histórica de su tiempo, que constituye una voz para los sin voz; fue capaz de denunciar viejas estructuras y dar respuesta a ese grito de Dios en los pobres; se enfrenta a este desafío con audacia y prudencia de profeta y crea la Escuela Dominical, que mas tarde sería la escuela doméstica y finalmente la Congregación de las Hermanitas de la Anunciación.
Así pues este pequeño grupo de doce jóvenes piadosas y deseosas de consagrarse a Dios en la vida religiosa pero que eran impedidas por su condición económica y social, será el medio para afirmar definitivamente el llamado del Corazón de Jesús en un elocuente y amoroso "Telo pido todo", llamada que ella entendió como una efusión de gracia y misericordia del Dios de la vida y de la historia que siempre llama para algo y nunca para nada. Lo asumió en su propia vida que la entregó gota a gota como lámpara que se consume en un altar, un 25 de julio de 1993.
En el horizonte apostólico de Madre María Berenice, aparece una preocupación, y es la urgencia de la evangelización de las familias que se cristaliza no después de haber superado indescriptibles dificultades causadas por la pobreza, la duda, la incomprensión y la no aceptación de la obra. Se lanza al apostolado en los hogares, que sería la primera jornada evangelizadora de las Hermanitas de la Anunciación.
Así, con la aprobación de Monseñor García Benítez, Arzobispo de Medellin y Padre cofundador del Instituto, y el apoyo espiritual y material de la Madre María Inés, Superiora de la Presentación, se dió apertura a las primeras obras apostólicas de las Hermanitas de la Anunciación al cuidado de los niños en los hogares de las familias pudientes de Medellin. Las primeras mensajeras comprendieron muy bien la palabra de Cristo: "la míes es mucha y los obreros pocos". El apostolado en los hogares era un gran desafío que debían enfrentar con humildad, sencillez, adnegación, sacrificio y donación total, en una actitud de amor y reparación.